[FOTOS+VIDEO]-Lawrence- Destrozo del estadio


El domingo, 2 de octubre, estaba lleno con los sonidos de la música en vivo de bandas brasileñas de gran talento saliendo del Veterans Memorial Stadium. Los vecinos no podían comprender la letra que sonaba a alto volumen, pero la música era muy buena y los asistentes al concierto disfrutaron mucho.  Una suave llovizna comenzó a soplar cuando el sol se puso.  Las imágenes en la pantalla eran vibrantes en medio de las luces y la niebla.

No habíamos escuchado nada acerca de ese evento.  Cuando nos acercamos a la zona, nos entró la curiosidad de ver la multitud y el gigantesco escenario que habían construido así que nos quedamos por los alrededores por unos pocos minutos.  Mientras hablaba con algunas personas me dieron detalles que mencionaré más adelante.

La noche era fría, pero había mucha comida caliente y un abrigo o un suéter lo pudo solucionar. Sin embargo, para las personas en el estadio, el tiempo realmente no importaba. Lo que los estaba manteniendo cálidos era la cerveza.

Cerveza.  Mucha, mucha cerveza.  El número de asistentes borrachos fue tal que estaban actuando como enloquecidos.  Si había 8,000 personas en asistencia, me imagino que cinco cervezas fueron vendidas por cada persona. Es probable que vendieran más.  Vendieron toda el agua disponible y 8,000 personas bebiendo toda esa cerveza y agua crea un grave problema logístico; ¿Dónde podían poner todo ese orine?

Sí, orine.  Orine.  Los baños portátiles seguramente que se estaban desbordando.  La espera para utilizar uno era muy larga y hablamos con alguien que decidió salir y evitar esa experiencia. Otros optaron por quedarse y orinar donde quiera que encontraran un lugar lo suficientemente privado.  ¡No había privacidad en ningún lugar!

Al principio, me vinieron a la mente sólo los hombres pero luego me enteré que las mujeres se estaban exponiendo ante los hombres para orinar detrás de los asientos.

Los reporteros de televisión dijeron que el hedor de alcohol impregnará el estadio durante semanas.  Le grité a la televisión, No es el alcohol; Es orina!

Todo eso creó un desastre e incluso dejó el estadio dañado. Al día siguiente vi en Facebook que el Alcalde Rivera emitió una declaración en respuesta a los daños. Él quiere aparecer enérgico, pero la negligencia de su administración y la incompetencia es dolorosamente obvia.  Es desafortunado que hubiera algunos problemas después del evento, pero con una planificación y la supervisión adecuada esto podría haberse evitado y el resultado de la publicidad en los medios con esta “historia” sobre un estadio ha sido un fracaso.

Si había un contrato, ¿tenían un depósito de garantía? Los promotores hicieron $400,000 en ventas previas al evento. Ciertamente tenían el dinero para un depósito. ¿Por qué el Alcalde Rivera está hablando ahora de una demanda?  De haber un contrato estoy seguro que los promotores no correrían el riesgo de perder la oportunidad de volver al estadio ya que su ubicación es perfecta y que puede ser utilizado por un precio muy razonable. ¿Por qué no simplemente solicitar a los promotores cumplir con el pago de la limpieza y las reparaciones y mantener una buena relación de trabajo con los planificadores del festival?  El aumento de la exposición del estadio como un lugar para este tipo de eventos es muy valiosa.

like-us-on-facebook-logo

-click-click-click-click-click-click-click-click-click-

¿Pensó alguien en la administración del Alcalde Rivera incluir horas extras para los Servicios de Inspección de DPW y en el contrato?  ¿Dónde estaban los inspectores de la ciudad cuando los trabajadores estaban montando el escenario para el espectáculo? Teniendo en cuenta que la escuela lo usaría al día siguiente, deberían tener tripulaciones durante la noche en el servicio de limpieza pagados por los organizadores del festival.  A juzgar por el exceso de basura que se salía de los contenedores, nadie estaba al cargo de vaciarlos.

Esta no era la primera vez que se celebra en Lawrence.  Hace algunos años, la ciudad les cobró $25,000 con especificaciones muy rígidas: Tenían que cubrir el césped para evitar daños y hasta tuvieron que construir el escenario en una base de madera.  Los camiones no podrían conducir sobre el césped, la cerveza podía ser vendida desde el puesto de concesión solamente, los trabajadores municipales estaban atentos a los barriles de la basura vaciándolos y sustituyendo las bolsas cuando fuese necesario, el personal de la ciudad trabajó por muchas horas durante el día y durante el concierto asegurándose de que se siguieron las reglas, y había algo muy claro acerca de la limpieza en su contrato.

Zulma Montañez trabajó todo el día durante los preparativos; Patrick Blanchette (que estaba a cargo del estadio en ese tiempo) estaba presente durante el concierto; tripulaciones de DPW llegaron antes de que el evento terminara listo para la limpieza y los organizadores tuvieron que quedarse mucho después de la medianoche hasta acabarlo.  Todo estaba bajo la atenta mirada del concejal Marc Laplante que estaba tomando fotografías durante toda la tarde y por la noche.

Este año, el Veterans Memorial Stadium está bajo la dirección de Abel Vargas, director de desarrollo económico para la ciudad aunque me dicen que no asistió en ningún momento el domingo.  Responsable también es Laiza Lizardo St. Onge que yo no sé qué es lo que ella está haciendo últimamente pero trabaja en el estadio además.  Los dos deben ser despedidos por el daño que causaron al estadio, las finanzas de la ciudad y la reputación de todos nosotros.

image

Quise ver si el contrato que acordaron explicó las reglas y condiciones, así que pedí una copia bajo el Freedom of Information Act, el cual recibí de la oficina del alcalde en unas pocas horas.

El contrato está firmado aunque dice ser un “borrador” (draft); me aseguraron que es el contrato final y es muy explícito.  La ciudad recibió sólo $20,000 de los promotores y les dio instrucciones para contratar la seguridad directamente con el Departamento de Policía de Lawrence.  El Jefe de Policía James Fitzpatrick me dijo que había 26 oficiales de policía asignados al evento durante todo el día.  El número máximo de oficiales presente fue de 19 y la cuenta total a la policía fue de $12,180.00.

También les dijeron que debían obtener una licencia de licor de un día de la Comisión de Licencias que fue sorprendente por tratarse un lugar utilizado por estudiantes y al lado de la escuela secundaria.  Dicho permiso es solo para dispensación de cerveza y vino, no hay licores de ningún tipo, sin embargo, se encontraron botellas de licor fuerte entre la basura.

Cuando se trata de la cuestión de la basura, el contrato dice que “son responsables de proporcionar los servicios de recolección de basura al concluir el evento.  Pueden contratar a una empresa de recolección de basura por sí mismos o pagar una tasa adicional a la Ciudad para hacerse cargo de su recogida. Tal disposición se debe hacer y acordada antes del evento”.

En cuanto a los daños, que establece claramente que “el Concesionario deberá restituir a la ciudad por cualquier daño que surja como consecuencia del evento o durante su uso y ocupación incluyendo daños causados por los espectadores o los individuos que entran al local durante los períodos de la ocupación del licenciatario”.

También exigen un certificado de seguro a nombre de la Ciudad como asegurado en una cantidad mínima de $250,000 por daños a la propiedad y hasta $1 millón de responsabilidad civil.  Si había tal póliza de seguro, no habrá ninguna necesidad de llevar a los organizadores a los tribunales como el Alcalde Dan Rivera ha dicho que va a hacer.  (Vea en la página 22 el aviso de la audiencia pública en la cual el Concejo Municipal considerará aprobar $875,000 que el Alcalde Dan Rivera ha pedido para cubrir las reparaciones del estadio.)  La realidad es que la ciudad recibió solamente el “binder”.

Considerando que el contrato fue escrito en una forma tan deficiente, (firmado solamente por Abel Vargas, director de comercio y desarrollo económico y sin las firmas del abogado de la ciudad y del alcalde y sin fecha) me apuesto que la ciudad va a perder en la corte por la ausencia de DPW en el estadio.

El festival fue realmente una gran celebración. Fue una oportunidad para que las personas celebraran la cultura brasileña y ofrecer la exposición regional de la ciudad. Es desafortunado que hubiera daños en el estadio tal como se espera en los eventos con multitudes tan grandes. Rumbo está interesado en aprender en cuanto a la evaluación de los daños.

Esta fue una oportunidad para crecer y cambiar la imagen de la ciudad. Sin embargo se convirtió en más de lo mismo; más cobertura negativa de los medios en nuestra ciudad. Con el  tiempo, la gente sólo recordará que sucedió en Lawrence, no que fueron gente extraña en nuestra ciudad.

La única cosa que realmente me molesta de un desastre que puede ser limpiado y daños que con el tiempo pueden ser reparados es el hecho de que haya llegado a los noticieros. Esto salió por las cadenas noticiosas, mientras ninguno de los tiroteos de las últimas semanas ha sido noticia a cubrir.

Tal vez el festival del próximo año, si es que regresan, hayan resuelto todos los pormenores y los inspectores puedan prevenir los problemas antes de que se conviertan en una historia para los medios de comunicación.


 

file_001-2 file_002-2

          Gracias a RUMBO NEWS

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: