Los Marlins suspenden a Ozzie Guillén por cinco juegos despues de aver dicho “Amo y respeto a Fidel Castro “


A pocos minutos de comenzar la rueda de prensa de Oswaldo “Ozzie” Guillén, los Marlins han anunciado la suspensión del mánager del equipo por cinco juegos tras sus polémicas declaraciones de admiración por Fidel Castro.
“Los Marlins reconocen la seriedad del comentario atribuido a Guillén. El dolor y el sufrimiento causado por Fidel Castro no puede ser minimizado especialmente en una comunidad repleta de víctimas de la dictaA pocos minutos de comenzar la rueda de prensa de Oswaldo “Ozzie” Guillén, los Marlins han anunciado la suspensión del mánager del equipo por cinco juegos tras sus polémicas declaraciones de admiración por Fidel Castro.
“Los Marlins reconocen la seriedad del comentario atribuido a Guillén. El dolor y el sufrimiento causado por Fidel Castro no puede ser minimizado especialmente en una comunidad repleta de víctimas de la dictadura”, indicó el comunicado del equipo anunciando la sanción, que precisa que la suspensión comienza immediatamente.
Guillén por su parte comenzó su comparecencia ante la prensa diciendo: “estoy aquí para pedirles disculpas con el corazón en la mano, para pedirle perdón a todos aquellos que directa o indirectamente he herido”.
Guillén intentó explicar las declaraciones que le diera a la revista Time, en la que indicó: “Amo a Fidel Castro”, y dijo que la confusión ocurrió por mala traducción entre el inglés y el español al momento de la entrevista. “No soy tan loco para decir que amo a una persona que ha hecho tanto daño”, agregó.
Mientras el mánager de los Marlins conversaba con la prensa dentro del estadio, un grupo de casi 300 personas protestaba a las puertas de las instalaciones, pidiendo la renuncia de Guillén.
“Queríamos entrar y participar en la conferencia porque estamos en contra de que él se quede aqui”, dijo Elio Roja. “Llevamos aquí mas de 50 años por esa tiranía. Lo que él dijo es muy fuerte”.
Roja, como muchos de los manifestantes, pregunto por qué la seguridad del estadio no permitían que entraran las personas como él al salon de entrevistas donde ocurre la rueda de prensa. El equipo colocó una pantalla gigante a las puertas del estadio para que la comunidad escuchara lo que decía Guillén, pero sus palabras apenas se oían por encima de los gritos y protestas.
“Que renuncie. No lo queremos aqui”, dijo Orlando Plasencia Garcia, quien dijo que asistió a la manifestación como un preso político que estuvo 29 años en la cárcel. “Ahora vienen los problemas”.
Mientras los gritos “que se vaya” continuaban a su alrededor, el comisionado municipal Francis Suárez dijo que estaba aquí para demostrar su respaldo a una comunidad que se sentía ofendida por los comentarios de Guillén. Dijo que no le parecía lo suficientemente apropiado una suspensión de 5 juegos.
“No han apreciado lo que esta pasando aquí afuera”, dijo.
Agregó que es importante recordar que el estadio fue financiado en gran parte con fondos publicos: “eso es lo que hace toda la situacion más ofensiva. Esa compañía ha crecido en valor directamente como un resultado de las contribuciones públicas”.
Tanto Suárez como unos representantes de la oficina del alcalde condal, Carlos Giménez, no fueron permitidos entrar a la conferencia de prensa debido a que el salon estaba repleto de periodistas.
Los manifestantes congregados a las puertas del estadio llegaron a ser hasta 300. Al terminar la rueda de prensa intentaron entrar en el edificio por la puerta del club de Primera Base, pero no lo lograron.
Una de las participantes preguntaba por qué los Marlins no podían simplemente despedir a Guillén. “Hay tanta gente buena en este país. Podríamos tener a cualquiera”, dijo Elena Soutullo, de 60 años.

Guillén por su parte comenzó su comparecencia ante la prensa diciendo: “estoy aquí para pedirles disculpas con el corazón en la mano, para pedirle perdón a todos aquellos que directa o indirectamente he herido”.
Guillén intentó explicar las declaraciones que le diera a la revista Time, en la que indicó: “Amo a Fidel Castro”, y dijo que la confusión ocurrió por mala traducción entre el inglés y el español al momento de la entrevista. “No soy tan loco para decir que amo a una persona que ha hecho tanto daño”, agregó.
Mientras el mánager de los Marlins conversaba con la prensa dentro del estadio, un grupo de casi 300 personas protestaba a las puertas de las instalaciones, pidiendo la renuncia de Guillén.
“Queríamos entrar y participar en la conferencia porque estamos en contra de que él se quede aqui”, dijo Elio Roja. “Llevamos aquí mas de 50 años por esa tiranía. Lo que él dijo es muy fuerte”.
Roja, como muchos de los manifestantes, pregunto por qué la seguridad del estadio no permitían que entraran las personas como él al salon de entrevistas donde ocurre la rueda de prensa. El equipo colocó una pantalla gigante a las puertas del estadio para que la comunidad escuchara lo que decía Guillén, pero sus palabras apenas se oían por encima de los gritos y protestas.
“Que renuncie. No lo queremos aqui”, dijo Orlando Plasencia Garcia, quien dijo que asistió a la manifestación como un preso político que estuvo 29 años en la cárcel. “Ahora vienen los problemas”.
Mientras los gritos “que se vaya” continuaban a su alrededor, el comisionado municipal Francis Suárez dijo que estaba aquí para demostrar su respaldo a una comunidad que se sentía ofendida por los comentarios de Guillén. Dijo que no le parecía lo suficientemente apropiado una suspensión de 5 juegos.
“No han apreciado lo que esta pasando aquí afuera”, dijo.
Agregó que es importante recordar que el estadio fue financiado en gran parte con fondos publicos: “eso es lo que hace toda la situacion más ofensiva. Esa compañía ha crecido en valor directamente como un resultado de las contribuciones públicas”.
Tanto Suárez como unos representantes de la oficina del alcalde condal, Carlos Giménez, no fueron permitidos entrar a la conferencia de prensa debido a que el salon estaba repleto de periodistas.
Los manifestantes congregados a las puertas del estadio llegaron a ser hasta 300. Al terminar la rueda de prensa intentaron entrar en el edificio por la puerta del club de Primera Base, pero no lo lograron.
Una de las participantes preguntaba por qué los Marlins no podían simplemente despedir a Guillén. “Hay tanta gente buena en este país. Podríamos tener a cualquiera”, dijo Elena Soutullo, de 60 años.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/04/10/1174775/suspenden-a-guillen.html#storylink=cpy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: