En los EEUU, uno de cada 88 chicos es autista


Los casos de niños norteamericanos con esta patología están en neto aumento en la última década, según las últimas cifras oficiales. Se trata de un fenómeno que se explica en parte por una mejor detección de este trastorno del desarrollo

 El número de casos de autismo diagnosticados en niños aumentó un 23% entre 2006 y 2008, con uno de cada 88 chicos afectados contra uno de cada 110 antes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), una agencia federal del Departamento de Salud.

“Este estudio se basa en una observación realizada en 2008 que muestra que 11,3 por mil de niños de ocho años habían sido diagnosticados con trastornos del espectro autista”.

Esto constituye un alza de 23% en comparación con la estimación anterior de 2006, y de 75% desde que los CDC comenzaron a registrar la incidencia de la enfermedad en 2001.

Las nuevas cifras muestran que el autismo es dos veces más común de lo que era siete años antes y, probablemente, afecta a un millón de niños, niñas y adolescentes en Estados Unidos.

Este aumento se explica en parte por una mejor detección del síndrome, sobre todo entre los menores de tres años, dijo Coleen Boyle, directora del Centro Nacional de Defectos Congénitos y Deficiencias del desarrollo de los CDC.

“Una parte de este aumento se debe a un mejor diagnóstico, pero no sabemos hasta qué punto”, dijo durante una conferencia de prensa telefónica.

“Gracias a estas estadísticas sabemos más sobre cómo la mayor edad de los padres y el nacimiento prematuro aumentan el riesgo de que un niño sufra de autismo”, dijo la doctora.

Las estadísticas también revelan que el desarrollo del síndrome, cuyas causas siguen siendo indeterminadas y que existe en diferentes formas y grados de gravedad, afecta a casi cinco veces más niños que niñas, una proporción que también ha aumentado de 2006 a 2008.

La prevalencia del autismo está experimentando una variación geográfica significativa en los Estados Unidos, donde lo sufren un niño de cada 210 en Alabama (sur) y uno de cada 47 en Utah (noroeste).

El mayor incremento se observó entre niños negros e hispanos. Estas estadísticas también indican un aumento del diagnóstico precoz -en niños menores de tres años-, pero lamentablemente la detección sigue siendo demasiado tardía, con 40% de los casos diagnosticados en niños mayores de cuatro años.

“Es esencial que los padres actúen sin demora” ante el menor indicio sospechoso, dijo Susan Hyman, presidente de la subcomisión sobre el autismo en la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por su sigla en inglés).

“La AAP recomienda que se hagan pruebas de autismo sin excepción a todos los niños entre 18 y 24 meses”, señaló durante la misma conferencia de prensa.

“Estas cifras muestran que los médicos son cada vez más eficaces en el diagnóstico de autismo”, señaló Thomas Frieden, director de los CDC, que participó de la rueda de prensa.

Y añadió: “El autismo es un síndrome complejo y muchas preguntas siguen sin respuesta” pese a que la medicina “avanza, pero hay un largo camino por recorrer”.

Marcos Roithmayr, presidente de Autism Speaks, la mayor fundación privada del mundo dedicada a la investigación sobre este síndrome, dijo que la enfermedad cuesta 126.000 millones de dólares por año en los Estados Unidos, una cifra que según el informe de la organización se ha triplicado desde 2006.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: