Puerto Rico: crisis del béisbol en tierra de peloteros


El puertorriqueño Carlos Beltrán tenía 21 años cuando ingresó en las Grandes Ligas. Ahora juega para los Gigantes de San Francisco.

 El puertorriqueño Carlos Beltrán tenía 21 años cuando ingresó en las Grandes Ligas. Ahora juega para los Gigantes de San Francisco. El béisbol parece haber entrado en crisis en uno de los sitios donde más se practica: Puerto Rico. En el pasado, esta era la época del año en la que el deporte de la pelota entraba en su apogeo en la isla, cuando sus jugadores estaban fuera de temporada en las Grandes Ligas estadounidenses y regresaban a jugar allá. Contenido relacionadoEl Juego de las Estrellas: latinos entre el béisbol y la políticaMéxico conquista la Serie del CaribeBéisbol: cuádruple empate en la Serie del CaribePero como reseña un reciente informe publicado en el diario estadounidense The New York Times, el béisbol ha decaído en Puerto Rico al punto que hace cuatro años se canceló una temporada completa, la liga puertorriqueña sólo tiene cuatro equipos y ninguno de ellos en la capital por primera vez desde 1938. También se ha desplomado el número de beisbolistas puertorriqueños en las Grandes Ligas, que apenas llegaron a 20 a comienzos de la temporada pasada. Bernie Williams

Muchos atribuyen esto a una decisión que tomó la Federación de las Grandes Ligas en 1990: por ser Puerto Rico un territorio de Estados Unidos, sus jugadores están sujetos a las reglas del llamado draft, el sorteo de jugadores de nuevo ingreso al que se ciñen los equipos de la liga profesional de ese país. Eso quiere decir que deben esperar hasta cumplir los 18 años para poder entrar en las Grandes Ligas, al igual que el resto de beisbolistas estadounidenses.

Combinación de factoresLester Jiménez, cronista deportivo del diario Primera Hora de Puerto Rico, explicó a BBC Mundo que, si bien eso tiene algo que ver, él cree que el declive del béisbol en Puerto Rico es una combinación de factores. Bernie Williams jugó para los Yankees y llegó al Salón de la Fama del béisbol. “Al entrar al draft, obviamente se limita la cantidad de peloteros con opción a ser firmados, porque los buscadores de talento de los equipos no tienen libre albedrío de apostar al talento que vieron y tienen que esperar a que pasen por el sorteo completo y eso incluye a todos los jugadores de Estados Unidos”. Eso no pasa en países caribeños en los que se practica el béisbol y cuyos jugadores tienen acceso a las Grandes Ligas, como Venezuela y República Dominicana, “donde uno escucha de un jugador que cree que tiene potencial, convence al equipo de que lo puede firmar y lo firma sin ninguna restricción”. De hecho, muchos equipos han abandonado Puerto Rico para invertir en la formación de talento en esos países, donde pueden reclutar jugadores de sólo 16 años sin inconvenientes.

Roberto Alomar

Tiempos modernos Un joven admirador lleva la imagen del exbeisbolista Roberto Alomar y posa junto a una placa en su honor en una exhibición en Guaynabo, Puerto Rico. La realidad es que el béisbol en Puerto Rico ha perdido arraigo y su decadencia va más allá de un tema político. Mako Oliveras, exjugador y manager que también trabajó con los Angelinos de California y los Cachorros de Chicago, no está de acuerdo en reducir al draft la falta de peloteros en Puerto Rico. “Simplemente para mí (la razón) es la computadora: es más fácil cuidar a un muchacho ahora con una computadora que ir al parque a tirarle pelota”, dijo a BBC Mundo.

Oliveras achaca mucha de la responsabilidad a los padres, “porque en vez de llevarlos a un parque y estar una o dos horas con ellos tirándoles pelota”, los dejan frente a una computadora o un televisor. El exmanager admite que el béisbol es un deporte difícil y sacrificado, pero ahora ve “muchos parques y me da pena, están con la luz prendida y no hay nadie. Me da pena que la tecnología esté absorbiendo a nuestra juventud”. La clave del éxito del béisbol es la práctica, pero en Puerto Rico cada vez menos niños se dedican al deporte. Lester Jiménez también asegura que las ligas profesionales no se han preocupado por desarrollar nuevas generaciones de fanáticos. “Dan el béisbol como algo sentado y la gente que va al estadio es porque quiere ver béisbol, no salen a buscar nuevos fanáticos”, agrega. “Se han perdido quizás dos generaciones de puertorriqueños que nacieron con otras alternativas antes que el béisbol para entretenimiento”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: